CDI HOGARES SOACHA – COMPENSAR

febrero 13, 2018 1201 0 3

MEMORIA DESCRIPTIVA

“La arquitectura es esencialmente una extensión de la naturaleza en el reino artificial que facilita el terreno para la percepción y el horizonte de la experiencia y la comprensión del mundo.”
PALLASMA JUHANI. LOS OJOS DE LA PIEL   La Arquitectura y los sentidos.” Colección Arquitectura ConteXtos. Editorial Gustavo Gili, Barcelona 2006. Pag.43.

 

El Jardín Infantil Hogares Soacha-Compensar se construyó como respuesta a la necesidad de un espacio de formación académica integral para los niños de las familias que habitan la ciudadela del mismo nombre ubicada al suroccidente de la ciudad. Esta obra ha generado cupo para aproximadamente 400 niños entre los 0 y 6 años de edad que podrán ser parte de un proceso pedagógico en el que, además, reciban valores e instrucción de vida en comunidad. Esta institución funciona bajo la modalidad de Centro de Desarrollo Infantil (CDI) avalada por el Ministerio de Educación como entidad prestadora de servicios a la primera infancia.

 

El Jardín, por otro lado, introduce la naturaleza para conformar espacios flexibles de aprendizaje y de integración con la comunidad adyacente, permitiendo encuentros, tanto en el interior como en los bordes, mediante zonas de transición que invitan a permanecer en un exterior-interiorizado. Como un jardín de jardines, permite componer una experiencia didáctica compartida en y con la naturaleza, introduciendo un paisaje cercano que re-crea, en el interior, el ecosistema tomado de la sabana de Bogotá, pero haciéndolo permeable al vecindario y a la ciudad contigua. Así, el todo se reúne, por medio de paisajes y paisanajes, creados para el aprendizaje.

 

Si se concibe la educación como un proceso que depende del diálogo con los demás en un proceso abierto y cíclico, y en el que el alumno y profesor aprenden uno del otro, es necesario que ésta tenga lugar en espacios que favorezcan el encuentro con los otros, con el entorno y con uno mismo. A partir de esa idea, el proyecto se desarrolló con base en tres postulados básicos:

Encuentro con el entorno: Incorporando la naturaleza de manera explícita, conformando paisajes cercanos y lejanos y generando un micro sistema interior ecológico que conecta una estructura de espacios verdes y espacios de esparcimiento.

 

Encuentro con los otros: Por medio de un espacio flexible y confortable que propicia encuentros entre diferentes comunidades; que sea continuo, involucrando el entorno con bordes activos que mejoren la condición del contexto.

 

Encuentro con uno mismo: Aludiendo a un sistema háptico de aprendizaje, el jardín permite al niño obtener información de los elementos que constituyen el espacio.

 

Así mismo, al ser el central de reflexión la organización formal del vínculo entre el hombre -en todas sus manifestaciones temporales- y la naturaleza -en todas sus manifestaciones atmosféricas-, se adoptó una postura tipológica que corresponde con las premisas espaciales en este sentido: El arquetipo del pabellón, entendido como un volumen aislado, inscrito en el entorno natural y capaz de interiorizar y exteriorizar la actividad de manera simultánea. Una vez llevado al contexto urbano, el pabellón se debe a la tarea de incorporar la naturaleza contenedora al interior por medio de la tipología de patio, en torno al cual se disponen todas las dependencias del programa arquitectónico. Así, el diseño del jardín parte de reconocer el paisaje, la ciudad, los espacios, las envolventes y las personas como una continuidad que interactúa con el proceso de aprendizaje, organizado en rituales de desplazamiento y emplazamiento que integran todo en una realidad pedagógica y natural.

Los diferentes elementos del edificio se desarrollaron en conjunción con las premisas que guían el Jardín. El aula, célula del mismo, entendida no como un recinto cerrado, sino como un sistema espacial susceptible de expansión y compresión, se modula a partir de 1.2m para conseguir coordinación con los materiales, evitando los desperdicios y logrando un sistema eficiente que conlleva luces de 6m en ambos sentidos y sub/módulos de 3m, 1.5m, 2m y 1m; organizando los elementos de las envolventes, de los entrepisos y las cubiertas, estas aulas, agrupadas en parejas en torno a un patio, arman una totalidad central alrededor de la cual se ordenan las demás dependencias del programa. En el perímetro, un corredor circunda las aulas como una galería que mira a un jardín que aísla el ruido y la contaminación. La zona de juegos, se emplaza hacia el costado que colinda con el barrio, donde se disponen unos muros/huerta/mobiliario que propician el ocio y el divertimiento, observado por la sala de profesores y la sala amiga. Por otra parte, los muebles, entendidos como una prolongación del hombre para permitir confort y actividades lúdicas, se construyen a partir de la antropometría dada por el cuerpo de los adultos y niños que habitan el espacio.

 

Las envolventes, piel del grupo que habita el recinto, sirven como mecanismo de intercambio de información y de energía con el ambiente exterior, para cumplir diferentes funciones. Una envolvente perimetral, constituida por vegetación y calados en bloque de concreto, que dan seguridad, pero a la vez transparencia; una envolvente horizontal, compuesta de cubiertas que funcionan como aislantes térmicos mientras propician el crecimiento de vegetación que descuelga hacia las aulas; y unas envolventes verticales, fachadas móviles, que permiten graduar la cantidad de luz y ventilación deseada.

 

Por otro lado, cada borde tiene una función en la integración de la actividad y el encuentro. Hacia la plazoleta norte, el aula múltiple y el comedor permiten conformar una unidad autónoma que reúne los espacios de mayor congregación y, por ende, tiene el sistema estructural de mayores luces concentrado en un mismo bloque. En primer piso, hay una zona de comidas que se amplía hacia el área pública y, en segundo piso, un auditorio/aula múltiple que, abierta a lo público, se vuelve una célula independiente que complementa la vida del barrio. La ciudad es el telón de fondo para los niños y a su vez, el Jardín es el telón de fondo de la vida en comunidad.

Nombre oficial del proyecto. CDI HOGARES SOACHA

Localización: Ciudadela Hogares Soacha

Fecha de finalización de la obra: Febrero 2017

Cliente: COMPENSAR

Arquitecto: David Delgado

Colaboradores: Arq. Julián Arana. Arq. Giuliano De Vecchis

Constructor: OJCTM YCIA LTDA.

Área construida (m2): 2671m2

Tags: Actualidad, Arquitectura, Diseño, Interiorismo Categories: ARQUITECTURA, Arquitectura Nacional
share TWEET PIN IT SHARE share share
Related Posts
Leave a reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *